La reforma procesal laboral, que entrará en vigencia en Santiago el día 31 de agosto de 2009, se ha dado un gran avance en el Derecho Laboral Chileno, pues consagra un nuevo procedimiento laboral, base para un verdadero y serio derecho procesal del trabajo.
La nueva normativa de la reforma laboral, contempla nuevos procedimientos, en que destaca el de “tutela laboral”, que destinado a proteger los derechos fundamentales del trabajador, tales como el derecho a la integridad física y psíquica, el derecho a la dignidad individual, a la intimidad, a la protección de su vida privada o pública, a la honra personal o familiar, a la no discriminación, a la inviolabilidad de la comunicaciones, a la libertad de opinión y expresión, etc.
También la reforma laboral, el procedimiento monitorio que se aplicará a los procesos laborales cuya cuantía sea igual o inferior a 10 ingresos mínimos mensuales y en que la Inspección del Trabajo competente asume un rol especialmente activo
El nuevo procedimiento de la reforma laboral, permitirá dar mayor agilidad al juicio laboral, pues se basa en la celebración de dos audiencias orales que deben desarrollarse ante el mismo Juez de la causa, quién tiene amplias facultades para rechazar el fraude y cualquier tipo de acción dilatoria.
Además, la reforma laboral contempla una fuerte normativa de protección al trabajador, reflejada en el incremento de indemnizaciones, adicional a los recargos legales y a las indemnizaciones por término de contrato, así como la posibilidad que tiene el trabajador de solicitar su reincorporación en el juicio laboral, lo que en el antiguo sistema sólo era permitido a los trabajadores despedidos que gozaban de fuero y en el caso de los trabajadores sindicalizados sin fuero, despedidos a consecuencia de una práctica antisindical.